Tres y Medio



 El numero tres y medio es en algunas ocaciones presentado en las escrituras como "Un tiempo y tiempos y la mitad del tiempo" ,Daniel 7:25, 12:7) o  como "1.260" (véase Apocalipsis 12:6) .63 . Tres y medio siendo la mitad de  siete , su significado es que se "detuvo a medio camino durante su curso normal."


Juan el Revelador habla de dos "testigos", o dos profetas, que profetizarán en las calles de Jerusalén durante cuarenta y dos meses, o en otras palabras, tres años y medio (ver Apocalipsis 11:3-14). De repente, y en medio de su ministerio, serán muertos. Satanás parecen haber "detenido" su trabajo en curso. Sin embargo, Dios se asegurará de que Lucifer no gane. Después de que sus cuerpos reposen en la calle sin ser enterrados  durante tres días y medio, serán resucitados, "deteniendo" asi la obra de Satanás "durante su curso normal".


Daniel habló de una "bestia"  que "devoraria toda la tierra" y "la hollara y rompera en pedazos" (véase Daniel 7:21-25). Esta bestia hablará palabras contra el Altísimo, y a los santos del Altísimo quebrantará, y pensará en cambiar los tiempos y la ley; y serán entregados en su mano hasta tiempo, y tiempos, y medio tiempo (es decir, durante tres años y medio). Una vez más, la utilización del número tres y medio indica que, a pesar de los logros de este movimiento atroz, corrupto e inmoral no va a durar. Al final, Dios, su Iglesia, y los Santos prevaleceran.




Relacionado a este concepto de poder limitado se encuentra  la fracción un tercio , un investigador escribió: "Un tercio simbólicamente muestra que sus límites se han establecido. La fracción un Tercio es utilizada por un número de profetas, en asociación con lo que se denomina ' la teología remanente' , "el remanente es la parte no afectada. Esto lo vemos en Ezequiel 5:1-5... y de nuevo en Ezequiel 5:12 y en Zacarías 13:8-9." Cuando esta fracción se utiliza hacia un individuo en particular o un evento, la sugerencia es que tienen un grado limitado de poder o de influencia.


En el Apocalipsis, capítulo 8, Juan ve el fuego y la desolación derramado sobre la tierra durante el séptimo sello, precediendo la Segunda Venida (ver vv. 7-12). En este derrame de desolacion el ve una "tercera parte" de los árboles y hierba verde quemada, una "tercera parte" del mar se convirtió en sangre, se destruyó una "tercera parte" de las criaturas en el mar y los barcos en el mar, una "tercera parte" de toda el agua se vuelve amarga y no potable, y una "tercera parte" del sol, la luna y las estrellas se oscurecen. Todo esto, aunque catastrófico, sigue enviando el mensaje de que no "todo" esta destruido. Dios, sin embargo, exhibe un grado de misericordia, al limitar el poder o la influencia de los desastres que se le mostraron a  Juan en su visión.


Cuando Juan habla de la guerra en el cielo, su descripción de las actividades de Lucifer es ligeramente diferente de la interpretación típica de los círculos de los Santos de los Últimos Días . Afirma que el diablo alejó una "tercera parte" de las huestes del cielo con él (ver Apocalipsis 12:4; DyC 29:36-38). La distinción entre "un tercio" y una "tercera parte" puede parecer sutil, pero es real. La fracción tercera implica 33 1 / 3 por ciento, mientras que la expresión "tercera parte" implica un segmento numéricamente indeterminado de la población, que simbolizan el hecho de que el poder de Satanás sobre los espíritus preterrenales fue limitado. Así, la numerología en el pasaje implica que no tenemos conocimiento de la fracción o porcentaje de hijos del Padre que siguieron al adversario. Todo lo que sabemos es que Satanás tuvo una influencia limitada sobre aquellos en la presencia de Dios.

1.Draper, Opening the Seven Seals, 121, 138. See Parry and Parry, Understanding the Book of Revelation, 138.
2. Commentators generally agree that 3 1/2, 42, and 1,260 are equivalent numeric symbols (see Daniel 7:25; 9:27; 12:7; Revelation 11:2–3, 6, 9, 11; 12:5, 14; 13:5). "The number forty-two often signifies the period when righteousness is cut short and the wicked dominate. . . . The number forty-two is manifest scripturally in several ways, each of which equals three and one-half. . . . Forty-two months, or three and one-half, or 1,260, belong to the wicked and apparently signify their work; the number three and one-half may mean that the work of righteousness is cut short. That number is one-half of seven, the number of perfection and completion, which belongs to God and his Saints. . . . One-half of seven, or three and one-half, represents an incomplete covenant (religious systems that appear to be spiritual and possess power but do not) or the broken covenant (apostate conditions). . . . The number forty-two may not indicate an actual number of months or other specific period of time but may instead symbolize a general, prolonged, but ultimately limited, time of wickedness" (Parry and Parry, Understanding the Book of Revelation, 137–38, 168). Of the number 42, one scholar has noted, "It is the result of six multiplied by seven, i.e., 'perfection missing the mark'" (Ford, Revelation, 170; see also Bullinger, Number in Scripture, 268; and Smith, Book of Revelation, 108).
3. According to the Prophet Joseph Smith, this "beast" was a representation of "the Kingdoms of the world the inhabitants whereof were beastly and abominable characters, they were murderous, corrupt, carnivourous and brutal in their dispositions." It represented "those kingdoms who had degenerated and become corrupt—the Kingdoms of the world" (Words of Joseph Smith, 184).
4. Draper, Opening the Seven Seals, 95–96.
5. See ibid., 108; and Parry and Parry, Understanding the Book of Revelation, 110.
6. If one were to read the verse with any degree of literalness the conjecture might be made that the "third part" were one of three groups in the premortal world; the great and noble ones, the general populace of spirits, and the apostates that followed Lucifer. However, in this author's opinion, nothing in the text requires such a reading. Indeed, to take the phrase "third part" literally may miss John's point.
Publicar un comentario

Entradas populares

Jaquín y Boaz

El Mormonismo visto desde el lado de Los Masones

Filacterias y Flecos