Lepra



Levítico presenta los siguientes ejemplos de los cuerpos físicos dañados o defectuosos, cada uno de los cuales requiere la purificación ceremonial y la expiación:

La lepra era "la enfermedad que era considerada como la muerte en vida." 6 Esto se puede ver por la descripción de Aaron de su hermana, Miriam, cuando se volvio leprosa: "¡Que no sea como un muerto, que la carne tiene ya medio consumida cuando él sale del vientre de su madre" (Números 12:12). A lo largo de las Escrituras, la lepra está vinculado simbólicamente a los pecados y transgresiones, esas cosas que nos llevan a la muerte espiritual. Como un  erudito resumio, "La lepra se toma siempre como un tipo de pecado." 7 De acuerdo con Douglas, "una reiterada situación de la lepra es una insuficiencia crónica del cuerpo para contener sus fluidos y la carne. Esta es la contaminación del mal que es correspondiente a la idolatría, la mentira, el engaño, y todas las formas de injusticia. los leprosos necesitan de la  expiación por el sacerdote. "8

Levítico describe el estado lamentable de los leprosos: "leproso es, es impuro; el sacerdote lo declarará impuro; en la cabeza tiene la llaga. Y en cuanto al leproso en quien haya llaga, sus vestidos serán rasgados y su cabeza estará descubierta, y embozado pregonará: ¡Impuro! ¡Impuro!,Todo el tiempo que tenga la llaga quedará impuro; estará impuro y habitará solo; fuera del campamento será su morada. "(Lev. 13:44-46). En este pasaje, el término impuro se repite cinco veces y se refiere a impureza ritual ceremonial y no a la inmundicia física. Los Grandes pecadores son también impuros, contaminados, y solos (sin el Espíritu) hasta que se aplique la expiación de sus vidas. De igual modo, aquellos de nosotros que cometen ciertos pecados no estámos autorizados a asistir al templo hasta que seamos ceremonialmente limpios para participar en el Sacramento después de un arrepentimiento sincero, al igual que el leproso no se le permitió vivir entre el resto de los israelitas hasta que su enfermedad era ceremonialmente limpia. La lepra es una enfermedad contagiosa a veces, y este contagio puede tener un paralelo en el que aquellos que tienen una naturaleza rebelde o pecaminoso puede influir a otros a unirse en sus pecados.

Más allá de las declaraciones anteriores con respecto a la lepra y el pecado, una serie de escrituras enfermedades asociados con el pecado, como ilustran los cuatro casos siguientes .

1. En un paralelismo poético en los Salmos, las  iniquidades son paralelismos de enfermedades: "El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias" (Salmo 103:3; Ecc. 6:2).

2. En Deuteronomio, el Señor advirtió a los israelitas de las consecuencias de elegir la desobediencia, diciendo: "Si no quieres cumplir todas las palabras de esta ley que están escritas en este libro, temiendo este nombre glorioso y temible: el Señor tu Dios, y entonces el Señor hara tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, y enfermedades malignas, y permanentes. Además, él traerá sobre ti todos los males de Egipto, "(Deut. 28:58-60). Pero si Israel elige la obediencia, el Señor los protegería de las enfermedades que envió a los egipcios: "Si oyes atentamente la voz del Señor tu Dios, y hicieres lo recto delante de sus ojos, y dieres oído a sus mandamientos, y guardares todos sus estatutos,no pondre ninguna de estas enfermedades sobre ti de las que envié a los egipcios, porque yo soy Jehová tu sanador "(Éxodo 15:26; Deut. 7:15 ).

3. Miriam, Moisés y hermana de Aarón, estubo leprosa durante siete días en los que pecaron por hablar contra el profeta Moisés (Números 12:1-15, véase también Deut. 24:9). Uzías, rey de Judá, también se convirtió en leprosa cuando pecó al tratar de quemar incienso sobre el altar del templo sin tener la autoridad para hacerlo. Como consecuencia, Uzías renunció a su reinado, vivió en la separación, y "fue cortado de la casa del Señor" (2 Cron. 26:16-21).

4. Hay una correspondencia, como Pablo explica en su carta a los Corintios, entre participar del sacramento indignamente y enfermedades: "Porque el que come y bebe indignamente, juicio come y bebe para sí, sin discernir el cuerpo del Señor. Por lo cual hay muchos enfermos y debilitados entre vosotros, y muchos duermen "(1 Cor. 11:29-30).

Algo  importante: Los pasajes se presentan en estos cuatro casos ilustrativos y otras escrituras no sugieren, ni es verdad que todos o la mayoría de las personas que tienen enfermedades o enfermedades han cometido pecados. Las enfermedades y las enfermedades vienen a través de los procesos normales de la mortalidad en los inocentes y los culpables, arrepentidos y el rebelde, los lactantes y los ancianos, santos y pecadores, y todo el mundo en el medio. Las enfermedades son una parte importante de nuestra experiencia mortal y la formación. Pero cuando se nos hace en su conjunto (ya sea en esta vida o en la resurrección), podemos saber que la bendición viene a través de la gracia de Cristo, hecha posible a través de su expiación

Symbols and Shadows: Unlocking a Deeper Understanding of the Atonement by Donald W. Parry, Jay A. Parry
Publicar un comentario

Entradas populares

Jaquín y Boaz

El Mormonismo visto desde el lado de Los Masones

Filacterias y Flecos