Sobre tu vientre te arrastrarás

[1]



    Y Jehová Dios dijo a la serpiente: Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; sobre tu vientre te arrastrarás y polvo comerás todos los días de tu vida.[2]


    Parece que hay un "doble castigo", uno a Satanás y otro sobre el agente que empleaba", es decir, la serpiente.[3] No está claro si vamos a tomar literalmente la idea de que el demonio habló a través de la serpiente . Este pasaje parece sugerir que lo hizo. Lo que podemos decir con certeza es que todos los involucrados-Adán, Eva, Lucifer, los animales (representado por la serpiente) y la tierra (representada por el fruto), se vieron afectados por la caída. Las repercusiones llegaron a todos.[4]

    Si realmente hubo una maldición puesta sobre la serpiente por su haber seguido a Satanás en el Jardín, la maldición se cree tradicionalmente habia sido la pérdida fisiológica de sus piernas. fuentes antiguas y modernas destacan la posibilidad de que una vez las serpientes caminaron sobre piernas "como un pollo."[5]

    Por otra parte, se ha sugerido que el castigo de Dios sobre Satanás, como se representa en la maldición de la serpiente, es que, en lugar de ser más listo que todas las bestias, sería más maldito que todos ellos.[6] En otras palabras, así como la serpiente fue maldecida para estar cerca del tope inferior del reino animal, Lucifer está condenado a estar en el tope inferior de los espíritus que Dios creó.


    [1] Imagen tomada de los Papiros de los cuales se tradujo lo que ahora conocemos como el Libro de Abrham (http://josephsmithpapers.org/paperSummary/egyptian-papyri)
    [2] Genesis 3:14
    [3] Clarke (n.d.), 1:52–53.
    [4] One commentator wrote: "The animal kingdom provides the temptation (serpent), the plant kingdom the mode for the fall (fruit and tree), and the humans the agents of the deed." Rockwood (1992), 19.
    [5] See, for example, Quincy (1883), 84; Cowdery (1835), 236; Peterson (1995), 196–97; King (1995), s.v. Moses 4:20; Reynolds and Sjodahl (1965), 139; Andrus (1967), 204–5; Nyman (1985), 92. Any copy of the Egyptian Book of the Dead will depict the serpent walking on two legs. See, for example, Faulkner (1994), plate 27; Budge (1995), 46, 623, and pictures on p. xiv; Budge (1995), 58. There is also some scientific support for the notion that snakes once had legs. Paleontologists have found fossil evidence that a serpent dubbed Pachyrhachis problematicus walked on two legs. See Wilford (1997), A16.
    [6] Ephrem the Syrian, "Commentary on Genesis" 2.29.2, in Oden (2001), 89. One LDS scholar wrote: "Satan was informed through symbolic terms that he would not have the privilege of earth life that even cattle and beasts have." Rasmussen (1993), 16.

    Publicar un comentario

    Entradas populares

    Jaquín y Boaz

    El Mormonismo visto desde el lado de Los Masones

    Filacterias y Flecos