miércoles, 30 de abril de 2014

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia

Se nos enseña que la misericordia es el espíritu de compasión, ternura y perdón [1], el cual viene como resultado de la expiación de Jesucristo, ya que es el propósito de este último sacrificio, “Poner en efecto las entrañas de misericordia, que sobrepujan a la justicia y proveen a los hombres la manera de tener fe para arrepentimiento [2]
La gracia es un don de Dios que viene por medio de la misericordia [3] la cual no se puede merecer y es la que hace posible que podamos recibir las bendiciones en esta vida y la exaltación en la vida venidera [4] es ese empujoncito extra por el cual nos salvamos después de hacer cuanto podamos [5]
A su vez, la Expiación de Jesucristo se basa en esa compasión y el perdón demostrada por El Señor al realizar tan grande sacrificio por nosotros, asi mismo Jesucristo nos manda que perdonemos las ofensas de nuestros hermanos y seamos misericordiosos con ellos así como él lo fue, ya que el que no perdona las ofensas de su hermano queda condenado ante el Señor porque en el permanece el mayor pecado. [6]
Al tener y aplicar este sentimiento y perdonar a nuestro prójimo estamos en una muy mínima porción experimentando lo que el sintió al realizar el sacrificio expiatorio, llegamos un poco más a parecernos al Salvador, ¿pero como es que funciona esto? ¿Porque dice la escritura que los Misericordiosos alcanzaran misericordia? ¿Cómo es que la misericordia se extiende hacia mi cada vez que soy misericordioso con mi hermano para que Dios perdone mis pecados? [7]
Esto funciona a mi parecer por medio de la Ley de la restitución que explica Alma de la siguiente manera:

 “Te digo, hijo mío, que el plan de la restauración es indispensable en la justicia de Dios, porque es necesario que todas las cosas sean restablecidas a su propio orden. He aquí, es preciso y justo, según el poder y la resurrección de Cristo, que el alma del hombre sea restituida a su cuerpo, y que al cuerpo le sean restauradas todas sus partes.
Y es indispensable en la justicia de Dios que los hombres sean juzgados según sus obras; y si sus hechos fueron buenos en esta vida, y buenos los deseos de sus corazones, que también sean ellos restituidos a lo que es bueno en el postrer día.
Y los decretos de Dios son inalterables; por tanto, se ha preparado el camino para que todo aquel que quiera, ande por él y sea salvo.
 Y he aquí, ¿significa la palabra restauración tomar una cosa de un estado natural y colocarla en un estado innatural, o sea, ponerla en una condición que se opone a su naturaleza?
Oh, hijo mío, tal no es el caso; sino que el significado de la palabra restauración es volver de nuevo mal por mal, o carnal por carnal, o diabólico por diabólico; bueno por lo que es bueno, recto por lo que es recto, justo por lo que es justo, misericordioso por lo que es misericordioso.
Por tanto, hijo mío, procura ser misericordioso con tus hermanos; trata con justicia, juzga con rectitud, y haz lo bueno sin cesar; y si haces todas estas cosas, entonces recibirás tu galardón; sí, la misericordia te será restablecida de nuevo; la justicia te será restaurada otra vez; se te restituirá un justo juicio nuevamente; y se te recompensará de nuevo con lo bueno.
Porque lo que de ti salga, volverá otra vez a ti, y te será restituido; por tanto, la palabra restauración condena al pecador más plenamente, y en nada lo justifica.” [8]

Como lo menciona Alma, lo que de ti salga volverá otra vez a ti y te será restituido, si fuimos misericordiosos con nuestros hermanos, entonces recibiremos misericordia de parte del Señor, de lo contrario el Señor nos dirá así como el Rey dijo al mal siervo “yo te perdone toda tu deuda porque así tú me lo rogaste, ¿no tendrías tú también que haber tenido compasión de tu consiervo, tal como yo la tuve contigo?


[1] La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días (2014).GEE Misericordia. Consultado en 04/24/2014 en https://www.lds.org/scriptures/gs/merciful-mercy?lang=spa&letter=m.
[2] La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días (2014). Alma 34:15. Consultado en 04/24/2014 en https://www.lds.org/scriptures/bofm/alma/34?lang=spa.
[3] Real Academia Española (2014). Gracia. Consultado en 04/30/2014 en http://lema.rae.es/drae/?val=gracia.
[4] La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días (2014). 2 Nefi 25:24. Consultado en 04/24/2014 en https://www.lds.org/scriptures/bofm/alma/34?lang=spa.
[5] El libro de Mormón (2014). Segundo Libro de Nefi 25:23. Consultado en 01/30/2014 en https://www.lds.org/scriptures/bofm/2-ne/25.23?lang=spa#22.
[6] La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (2014). DYC 64:9. Consultado en 04/30/2014 en https://www.lds.org/scriptures/dc-testament/dc/64?lang=spa.
[7] La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (2014). 3 Nefi 13:11,13. Consultado en 04/30/2014 en https://www.lds.org/scriptures/bofm/3-ne/13?lang=spa.
[8] La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (2014). Alma 41. Consultado en 04/30/2014 en https://www.lds.org/scriptures/bofm/alma/41?lang=spa.

lunes, 10 de marzo de 2014

¿Señor a quién iremos?


Por Fernando Illanes. Discurso dado en su Sacramental.

En Juan capítulo 6 una de las experiencias que nos relata es que mucha gente en barco fue hasta Capernaúm a buscar a Jesús de Nazaret de quien ya muchos deducían que era el profeta prometido. El Maestro estaba enseñando en una sinagoga. La gente que le escuchó le cuestionó contensiosamente a lo que el Señor les dice que él era el Maná que envió el Padre y que deberían comer de su carne y beber su sangre profetizando la cercana Santa Cena que establecería como los símbolos del nuevo pacto o convenio. Al escuchar tal doctrina muchos de sus seguidores que le querían y los que fueron a conocerle le dijeron: "Dura es esta palabra; ¿quién la puede oír?" [1]

lunes, 17 de febrero de 2014

Imagen y semejanza o ley de la sincronizacion?



De acuerdo a los relatos de la creación, Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, o a su imagen conforme a su propia semejanza [1], Por lo general se piensa que Dios al decir que creo al hombre a su imagen pensamos simplemente en la relación de la imagen de un cuerpo humano, por lo cual decimos que dios es una persona como nosotros, sin embargo expresándolo sólo como una opinión personal, pienso que Adán se parecía físicamente a Dios , él recibió la herencia genética de su Padre y por lo tanto sus rasgos físicos son similares, así como un Hijo se parece a su Padre. [2]

lunes, 20 de enero de 2014

La Corona Espinosa

[esto fue publicado originalmente en inglés aquí]

Después que el Señor confrontó a Adán y Eva por haber comido del fruto prohibido y después de eso recibir la confesión de ellos mismos, pronunció lo siguiente:
“Por haber […] comido del fruto del árbol del cual te mandé, diciendo: No comerás de él, maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinas también, y cardos te producirá, y comerás la hierba del campo.” (Moisés 4:23–24) [1]
Las espinas y cardos se presentan en contraste con la belleza y la simplicidad del Jardín del Edén. Otros términos que se utilizan en las Escrituras para transmitir la misma idea son “zarzas”, “ortigas”, “abrojos”, “aguijones”, etc.[2] Estos no son objetos diseñados “tanto para agradar la vista como para alegrar el corazón” (DyC 59:18), sino que son órganos crueles de dolor y de autoprotección. Por esta razón, se utilizan con frecuencia en las Escrituras como símbolos o manifestaciones de las consecuencias negativas de la caída. No voy a cubrir estos temas, pero las espinas y cardos también se utilizan como símbolo de la apostasía y la desolación [3], la retribución divina [4], y las distracciones mundanas [5], entre otras cosas.[6]

D&C 49 Ann Lee y los tembladores

Prefacio D&C 49 "Revelación dada por medio de José Smith el Profeta a Sidney Rigdon, Parley P. Pratt y Leman Copley en Kir...

Entradas populares